Quién más y quien menos todos hemos oído hablar de la equinoterapia o también llamada hipoterapia o terapia asistida ecuestre. Es una técnica empleada por profesionales de la salud física o mental que por medio del caballo como herramienta, fomentan mejoras a personas con problemas psicológicos, cognitivos, sociales y neuromuscular. El día que fuimos al refugio de caballos no me esperaba que mi hijo fuera tan participativo. Cuando vio los caballos tuvo muchas curiosidad. Me impresionó su afecto hacia él y que no tuviera miedo a subirse.

Pienso que las terapias complementarias como la equinoterapia son muy   positivas, ya que aparte de ofrecerle nuevas experiencias, hacen que  sobre el caballo mejore su autonomía control y responsabilidad.  Sabemos que es muy habitual que los niños autistas les falta el sentido  del peligro. Con la equinoterpia también desarrollan el sentido de la  responsabilidad y saber controlar las conductas impulsivas que suelen  tener. 

“Con los ejercicios que se realizan en esta modalidad se trabaja  la motricidad fina y la dirección del caballo, así como la atención,  ya que el jinete debe seguir las instrucciones dadas” (Gross 2006)

Las sesiones se pueden hacer individualmente o por grupos. De esta  manera, el paciente coge confianza y aumenta su autoestima, además  de favorecer el trabajo en equipo y tolerancia.   Hay varios tipos de equinoterapia depende de las necesidades de cada paciente como se describen a continuación:

  • La Equinoterapia pasiva: Orientada a pacientes con una discapacidad física y/o cognitiva grave y que, por lo tanto, no pueden realizar ninguna acción sobre el caballo (Romerá, 2006, citado en García, 2010). El terapeuta y el paciente montan juntos sobre el caballo, así se ayuda al paciente a mantener una posición alineada con el caballo.   
  • La Equinoterapia activa: Es aquella en la que se estimula  el equilibrio, el tono muscular, la simetría corporal y la coordinación  psicomotriz  a través de ejercicios neuromusculares. Además, mediante la  realización de  ejercicios de  estimulación  neurosensorial se consigue incrementar la sinapsis neuronal y la  plasticidad  cerebral (Gross, 2006).  
  • Monta Gemela:
  • Técnica donde el terapeuta se sienta atrás del paciente para proveer apoyo y alinearlo durante la monta. Se guía al caballo y solo se trabaja en paso.

Fuentes: http://www.elgranero.org/2017/08/14/existen-tipos-tratamientos-equinoterapia/

https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/11839/PrietaCuervoJazminaDeLa.pdf?sequence=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s